• White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • Google Places blanco Icono

AVISO LEGAL  |      FINANCIACION  |   POLITICA DE PRIVACIDAD EN REDES SOCIALES   |  DEVOLUCIONES  |  NOSOTROS |  TELEFONO 

c/ Copèrnic 21 08021 BARCELONA .   https://goo.gl/maps/8TnS8NSVEPz

Viaje al fascinante universo del disco de vinilo

Thomas Edison con su fonógrafo en 1877.

Pro-Ject RPM9 Carbon

lector de vinilos que deslumbra por la maestría con que sus creadores han enfocado los elementos claves de un giradiscos y la interacción entre los mismos.

Un producto de diseño exquisitamente minimalista en el que una precisa combinación de ingredientes de alta calidad y elementos de ingeniería exclusivos pone en manos del melómano exigente una herramienta excepcional para el pleno disfrute de su música grabada. Excepcional y, como es norma en Pro-Ject, con un precio sin competencia dentro de los productos de su clase.

Transrotor Rossini

Nada de complejos puzles de elementos cromados minuciosamente combinados para conseguir un perfecto equilibrado dinámico y una rotación ultraestable a la velocidad precisa, ni de exhibiciones de tecnología de vanguardia en lo mecánico ni en lo electrónico. En el Transrotor Rossini 25/60 la percepción inicial, y la que se mantiene, es la de un precioso minimalismo que le proporciona un toque atemporal con el que muchos aficionados, incluso aquellos que “viven” fuera del ámbito del High End, se sentirán muy a gusto. Estamos ante un giradiscos de una belleza singular, muy limpia y en cierto modo intencionadamente discreta, que refleja magníficamente los parámetros filosóficos que desde siempre han regido en Transrotor: gusto por los materiales y componentes de alta calidad, generosidad en las medidas y toque lujoso en el diseño final.

Continuum Audio Labs CRITERION

Todas las críticas que hemos podido leer sobre el Criterion son unánimes en un aspecto: la apabullante superioridad del aparato en términos de ingeniería. No hay en este giradiscos fisuras, lagunas, puntos débiles o como se le quiera llamar. Y que conste que hablamos desde la autoridad que nos confiere haber montado, configurado, desmenuzado, analizado y escuchado algunos de los mejores giradiscos que han visto la luz en la historia del audio High End. Es muy probable que sea el calculado trasvase de tecnología crítica desde el Caliburn lo que hace que esa superioridad tecnológica sea todavía más palpable y “redonda” en el caso del Criterion, porque cuando uno lo tiene delante y lo toca se da cuenta de que está ante un producto completamente distinto de la práctica totalidad de sus competidores.

Brinkmann Balance

Del Balance gusta su elegante y sofisticada austeridad estética. Siendo un producto elitista, se nota que ha sido concebido por y para realizar una función muy concreta, sin concesiones a la galería ni, por supuesto, el más mínimo “fuego de artificio” que induzca a pensar que se busquen otros objetivos además de la excelencia sonora suprema. Una excelencia que en el ámbito de los giradiscos se condensa en dos conceptos: estabilidad de rotación e inmunidad absoluta frente a interferencias de origen mecánico o acústico.

Construido de forma completamente manual, el Balance impone ya de entrada por su contundente (18 kg de peso y 95 mm de altura) plato de aluminio especial de baja resonancia (a lo que contribuye también el disco de vidrio “incrustado” en su parte superior), un plato que para cumplir su cometido sin imperfecciones debe girar a la velocidad exacta. Y ahí es donde entra en juego esa sofisticación de la que antes hablábamos porque Helmut Brinkmann considera que el elemento clave del sistema de rotación es el conjunto formato por el eje y los rodamientos (cojinete), un conjunto que de ningún modo puede ser afectado por factores externos por insignificantes que parezcan.

Transrotor ZET 3

Es el presente blog un tanto especial por cuanto su protagonista es por vez primera una fuente analógica de referencia . Para ser exactos, un giradiscos pensado para que el siempre fascinante y siempre pendiente de redescubrir disco de vinilo pueda expresarse con esos niveles de emoción y riqueza que le han permitido superar con nota el permanente empuje del audio digital en todas sus versiones.

Lo firma Transrotor, a su vez una empresa alemana que refleja como pocas la enorme pasión por la tecnología dedicada a la reproducción de la música existente en el que sin duda es el más “musical” de los grandes países europeos. Una pasión reforzada en este caso por un plus que los aficionados más exigentes y perfeccionistas valoran especialmente: una componente eminentemente personal y artesanal –cortesía del legendario Dr. Räke, fundador de Transrotor, y de su comprometido equipo, dirigido en la actualidad por Dirk Räke, su hijo- que hace que cada producto de la compañía, desde el modelo más sencillo hasta el más elaborado, sea poco menos que una obra de arte.

0